Nº 10, octubre, 2017

Hacia una agricultura inteligente

·      Ingeniero busca fabricar estaciones meteorológicas inteligentes de bajo costo.

·      "Guardiolas" automatizadas ayudarían secado del grano de café.

William Mora M.
wmora@Conicit.go.cr.

"Guardiolas" automatizadas

Para el secado del café se emplean las llamadas "guardiolas", un tipo de secadoras del grano que emplean madera y combustibles fósiles.

La actividad, considerada muy artesanal, no asegura la calidad del grano y con ello se generan pérdidas para los productores. Se estima que en el país hoy operan cerca de 400 "guardiolas."

Del grado de humedad del grano depende en parte su valor en el mercado; un saco de café para exportación puede venderse en mercados internacionales entre $180 y en $3000, dependiendo de su calidad.

Según Retana los compradores quieren adquirir un producto óptimo en su nivel de humedad que, según los parámetros, se sitúa entre un 9 y un 11 por ciento. Buscar ese punto de equilibrio se vuelve vital por lo cual su proyecto está enfocado en automatizar las "guardiolas" y generar los datos que permitan sistematizar este proceso. Además, se estimularía el ahorro de energía.

Estos aparatos tienen un valor de mercado cercano a los US$1000; el objetivo de la empresa GRIDSHIELD es producir un conector inteligente para estos medidores a un costo no superior a los US$100. En su construcción se integran conocimientos de electrónica, telecomunicaciones, software, big data y computación en la nube.

El modelo de negocio está en proveer una plataforma de servicio por un costo mensual módico para quienes deseen usarla.

Estaciones meteorológicas inteligentes

La solución tecnológica no serviría de nada si el proyecto no se concibe bajo los parámetros del llamado "big data," en donde la información se reúne y procesa de manera automática con modelos de interés agronómico e informático.

 

 

Entre la informática y el tango

·      Investigador reconoce formación del sistema público de educación.

William Mora M.
wmora@conicit.go.cr

A los 23 años comenzó esta relación de negocios que ha perdurado hasta hoy. Aunque al inicio eran ellos dos, hoy GRIDSHIELD cuenta con 26 personas, entre quienes figuran 18 ingenieros, y tienen operaciones en El Salvador y en Panamá.

Su función es atender asuntos de gobierno, banca y telecomunicaciones, enfocándose en optimizar plataformas tecnológicas de bancos y empresas de telecomunicaciones.

Con entusiasmo describe el "hobby" que durante los últimos diez años le ha servido de terapia para desconectarse del trabajo y hacer amigos: bailar tango.

̶ ¿Cuál es su otra pasión además del trabajo?

Soy bailarín de tango...

̶ ¿Por qué?

No viene de mi familia; mi familia de tango sabe muy poco.

̶ ¿Es usted bailarín profesional?

No, pero casi. No tengo tiempo para dedicarme a eso, pero desde hace diez años continuos bailo tango y le dedico la mitad de mi tiempo personal y mucho dinero; voy a Estados Unidos y Europa a bailar en los festivales. Lo mismo hago aquí.

̶ ¿Cómo salió esa afición?

A los 27 años, cuando me gradué y me establecí, había muchas cosas que quería cambiar en la vida, una de esas fue que quería aprender a bailar... yo no bailaba ni el trompo y, además, como soy muy estricto conmigo, no quise aprender cualquier cosa, quise aprender algo que era muy difícil: bailar tango.

̶ ¿Dónde aprendió?

En una academia aquí en Sabana Sur. Eso se juntó con el hecho que me gusta cantar desde que yo tengo memoria y empecé a cantar tango. Todos los fines de semana iba al centro comercial El Pueblo, donde estaba el Tango bar, de Oscar "El Ché" Molinari, ya fallecido.

̶ ¿Se enamoró de alguna bailarina de tango?

Con mi primera profesora de tango tuve a mi hija; pero no soy casado.  Ahora tiene 8 años. 

El tango genera muchos sentimientos en el baile, y es difícil no enamorarse...

̶ Vas a encallar ¿cuál es su futuro?

No soy una persona de familia, tengo a mi hija que vive con su mamá y pasa conmigo todos los fines de semana; tratamos de darle un espacio mutuo de padre y madre. Me gusta la libertad.

̶ ¿Tiene algo de relación este baile con la ciencia de la informática?

Dicen que en realidad el tango es un baile muy estructurado y entonces no es casualidad que mi psicóloga me dijera que una persona tan estructurada como yo haga tanto "click" con el tango.

Es un pasatiempo fundamental, es mi terapia, porque me obliga a desconectarme del trabajo, de la empresa; solo se piensa en el próximo paso y en mi pareja.

̶ ¿Sabe la gente con la que usted ha bailado que es informático?

Casi no.  Realmente son mundos separados.  En una milonga se puede bailar hasta con 30 personas.  Y no se sabe el nombre de las parejas.

̶ ¿Lo podría llevar el tango a otras cosas?

Estoy aprendiendo a tocar guitarra, y me interesa tocar bandoneón, pero no tengo tiempo.