Boletín N°211 -  julio 2020

Experto explicó a Consejo Director del CONICIT proceso de producción de la terapia y planes futuros:

Instituto Clodomiro Picado-UCR reconoce apoyo del CONICIT en tratamiento contra covid-19

·         Universidad de George Mason afirma que anticuerpos equinos son capaces de inhibir la infectividad del coronavirus SARS CoV 2

·         Conocimiento se compartiría con red latinoamericana

Silvia Arias
Periodista CONICIT
sarias@conicit.go.cr

El rector de la Universidad de Costa Rica Carlos Araya afirmó a la comunidad nacional que las dos formulaciones de anticuerpos equinos preparadas a partir de plasma de caballos hiper inmunizados con proteínas virales, son capaces de inhibir la infectividad del coronavirus SARS CoV 2, según lo revelaron los resultados de las pruebas realizadas en la universidad estadounidense.   Estos anticuerpos podrían impedir que la enfermedad progrese en los pacientes, facilitando su recuperación.

Aporte del CONICIT: punto de partida del proyecto

Tanto el Dr. Alape como el Dr. Guillermo León, coordinador de la División Industrial del ICP-UCR, han reconocido el aporte inicial del CONICIT de 35 millones de colones para la compra de la proteína recombinante, en diferentes foros y reuniones.

"Cuando empezó el proyecto, empezamos con muchas ganas y con cero presupuesto porque esto no estaba en los planes de nadie y el CONICIT fue la primera institución que nos apoyó para la compra de una de las proteínas recombinantes que usamos para la inmunización, la doctora Tamayo me llamó y me habló de la oportunidad de accesar fondos del Conicit y lo concretamos en tiempo récord" comentó Alape.

El proceso: Inmunidad pasiva basada en anticuerpos

Sobre el proceso que se ha seguido para la producción de los anticuerpos equinos  el Dr. Alape explicó  el funcionamiento de los mismos en el cuerpo humano: "Yo digo que los anticuerpos son como balas a la medida, son como balas que hace el sistema inmune para llegarle a un agente invasor o a una molécula invasora; pero montar esa respuesta toma unos días al cuerpo humano, mientras se activan los clones y empiezan a producirse grandes cantidades de esos anticuerpos específicos".

Pero no todos los organismos humanos pueden dar de 8 a 15 días de tiempo para desarrollar los anticuerpos, es por esto que los científicos del ICP pensaron en una terapia similar a la que se desarrolla en el caso de las mordeduras de serpientes, cuando se da una inyección masiva de toxinas que impide que el sistema inmune responda.  "El tratamiento para mordeduras de serpientes consiste en la transferencia de anticuerpos equinos que han sido preparados a partir de la sangre de caballo, a los que se les ha inyectado pequeñas dosis de veneno por mucho tiempo, este es un mecanismo de inmunidad pasiva para la transferencia de anticuerpos" explicó Alape. Con este mecanismo se logra eliminar el efecto de la inyección masiva de toxinas en aquellas personas víctimas de una mordedura se serpiente.

La idea de la inmunidad pasiva basada en anticuerpos que puso en marcha el centro de investigación, consistió en inmunizar caballos con estructuras del virus y separar los anticuerpos que se encuentran en el plasma sanguíneo, purificarlos y dárselos a los pacientes para evitar que se compliquen.

Plasma convaleciente y anticuerpos equinos

"Al comparar el tratamiento de anticuerpos equinos con el de anticuerpos de una persona convaleciente, Alape explicó que "conceptualmente uno puede, y es lo que se está haciendo aquí y en otros países,  transferir plasma de pacientes que se han recuperado a personas que estén sufriendo la infección" Al transferir ese plasma se le están transfiriendo anticuerpos de la persona que se recuperó, contra el virus, y ese es el principio por el cual el plasma convaleciente ayuda a los pacientes a recuperarse"

Proteínas: no todos los huevos en la misma canasta

Al empezar el proyecto los científicos nacionales se preguntaron qué tipo de proteína podrían inyectar a los caballos para generar los anticuerpos, esto debido a que el coronavirus tiene varias proteínas en su ácido nucleico: proteína M, proteínas y proteínas S 1 y S 2 y una proteína N que también podría jugar un papel en la respuesta inmunitaria.

"Una posibilidad era inyectarles virus completos inactivado sin embargo, esta opción se vio un poco complicada debido a que en el país no estamos cultivando el virus y con los procesos de inactivación no se tiene completa garantía y fue cuando pensamos en las proteínas recombinante que se obtenían comercialmente", comentó el Dr. Alape.

Finalmente aparecen los Anticuerpos!

Cuando se logran importantes niveles de anticuerpos, los caballos se sangran por  tres días consecutivos y se les devuelven los glóbulos rojos, para que no tengan riesgo de anemia, se separa el plasma,  se lleva a la planta farmacéutica y ahí en condiciones de esterilidad los anticuerpos, se separan de las proteínas plasmáticas, un paso de purificación y filtración además de otros pasos para que finalmente se obtenga una solución de colocar azulado en la cual están los anticuerpos ya purificados.

La propuesta es trabajar con un grupo pequeño de pacientes y administrar los dos productos para comparar el desempeño de las partículas virales los pacientes. Se cuantificará la cantidad de virus que tienen en sus tejidos, mucosas respiratorias antes y los días subsecuentes al tratamiento con el fin de conocer cómo disminuye el virus. "Igualmente se medirán los parámetros clínicos y de laboratorio para ver los procesos de recuperación y el comportamiento del proceso inflamatorio y dependiendo de los resultados sabremos si las dos preparaciones se desempeñan en igual en cuanto eficacia o si hay una mejor que la otra", explicó

Otro tema que se medirá en este primer estudio piloto es el relacionado con la seguridad, la frecuencia y la severidad de las reacciones adversas que se puedan presentar por el medicamento. "En ese sentido estamos muy tranquilos porque los efectos secundarios que causa la administración de anticuerpos equinos en seres humanos son muy conocidos por los anti venenos que se producen en el ICP" dijo el experto.

Compartir el conocimiento

Una vez concluido el proceso, el Dr. Alberto Alape informó que se espera compartir el protocolo con otros laboratorios públicos productores de anti venenos de América Latina (Red Latinoamericana de Laboratorios Públicos productores de Antivenenos) con el fin de que otra gente aproveche este desarrollo y pueda producir para la atención de la pandemia en otros países, como México, Colombia, Perú, Brasil donde tienen el potencial y una plataforma similar a la del Instituto Clodomiro Picado.