Boletín N°214 -  octubre 2020

Entrevista a Dra. Rosaura M. Romero

Mujeres en áreas STEM: "Las diferencias no son deficiencias"

·         Foro suscribirá compromisos para enfrentar brecha

·         Se realizará virtual del 2, 3 y 4 de diciembre.

·         Actividad es organizada por UCR y ANC

Silvia Arias
Periodista, CONICIT
sarias@conicit.go.cr

Bueno, le cuento que eso nació naturalmente, no recuerdo ninguna mentora en particular. Definitivamente fue natural. Yo tenía una maestra de escuela que era "neutral", es decir, ella no hacía diferencias entre los niños y las niñas, eso fue algo importante que noté. Yo jugaba mucho con mi hermano mayor y nos encantaba descubrir cosas. Recuerdo que una vez nos regalaron un patito y se murió. ¡Mire, lo abrimos para ver de qué se había muerto, luego lo cocimos y pusimos en el congelador de la refrigeradora! ¡Según nosotros, dentro de unos días íbamos a saber cómo resucitarlo! (sonríe).

¡No recuerdo la edad que teníamos! La sorpresa fue para mi familia cuando se lo encontraron en el congelador: ¡se llevaron tamaño susto!

Eso sí, recuerdo que había mucho interés por conocer la composición de las cosas. De hecho, eso es lo que sucede: una siempre se está preguntando ¿cómo funciona esto?, ¿Qué procesos están llevando a cabo ahí?

Conicit: Usted cursa el bachillerato y la licenciatura en la Universidad de Costa Rica y rápidamente se va a Londres a sacar su doctorado...

Sí, sí, pero de por medio tuve un accidente de tránsito, me fracturé el hueso sacro y perdí algunos dientes. Fue una experiencia triste y eso me tuvo incapacitada por varios meses. En esa época medité si terminaba mis estudios universitarios y me iba para alguna empresa a trabajar. De hecho, recuerdo que dentro de la carrera hacíamos un curso que involucraba ir a una empresa y fue en este curso donde descubrí que tal vez eso no era lo mío. No vi que mi perfil encajara mucho para trabajar en una industria como las que había en el país.

Pensé entonces que antes de tomar esa decisión debía tratar de ir a estudiar en el extranjero; y es que resulta que mi hermano, que era mayor que yo, también se había ido. Así que yo dije: ¡si él pudo, yo también!

Conicit: ¿Entonces buscó posibilidades de becas?

Si, había muchas opciones, pero yo quería algo diferente, porque casi todo el mundo se estaba yendo o se había ido a Estados Unidos.

Otras opciones eran Canadá y Europa, donde había algunas universidades que me llamaban la atención. A Inglaterra no habíamos ido muchos. Entonces conversando con algunos profesores, me hicieron ver que valía la pena porque era otra "Escuela" y se necesitaba gente que llegara con otra visión, para ir construyendo los procesos académicos y de investigación que hoy tenemos en el área de ciencias.

En Inglaterra de casualidad había una pareja de químicos. A él le gustaba mucho lo que era la comunicación, consiguió un trabajo para trabajar allá con la BBC de Londres y la esposa me decía que por qué no me iba para allá y me empezó a mandar información.

Conicit: ¿Y cuando usted regresa aquí, ingresa de una vez al CIPRONA?

Yo empecé a trabajar desde que obtuve el bachillerato universitario en el CIPRONA y me fui a estudiar con un contrato firmado. Mi plaza pertenecía a la Escuela de Química, pero dado el tipo de estudio que iba a realizar al CIPRONA le interesaba. Afortunadamente siempre la Escuela de Química se ha caracterizado por darle importancia a la investigación también.

Conicit: En relación con la participación de las mujeres en áreas STEM, ¿Cuál ha sido la situación en otros países? ¿Se han hecho esfuerzos en ese sentido, digamos, se ha identificado el problema de la participación de las mujeres en STEM?

A las personas desde edades tempranas se los está encasillando en algún estereotipo: a veces a las niñas solo les regalamos muñecas y cosas de cocina o de belleza, y a los niños, juguetes muy difetentes, que representan retos: por ejemplo, rompecabezas tipo lego. Desde ese momento el niño empieza a desarrollar las habilidades para STEM y la niña no. Desde ese momento ya se les trata de encasillar.

Entonces, desde ahí ya se empieza a hacer una diferencia. No es que la niña no tenga la misma facilidad que un niño, es que al niño ya lo estamos entrenando en estas áreas del conocimiento.

Conicit: ¿Es ahí donde tenemos que empezar, en el nivel primero, a nivel de primaria?

Ese problema yo creo que hay que enfrentarlo a todos los niveles porque, los padres y los abuelitos deben motivar a las niñas. Hay abuelitos que motivan a las nietas, pero hay otros que no, entonces tiene que ser una educación a todo nivel, para que realmente se tome consciencia de que las diferencias no hacen deficiencias.

Desde los primeros años, en las casas, en las escuelas, los mismos docentes a veces sin intención no motivan al estudio de estas disciplinas. Necesitamos muchas más personas en estas disciplinas, pero desde luego la cantidad de mujeres debe aumentar mucho más. Si usted toma los números, por ejemplo, de la Universidad de Costa Rica, resulta que aproximadamente se repite la relación de 70:30 que existe a nivel mundial. De los estudiantes que ingresan a la Universidad, sólo un 30 %, van a carreras STEM. Ese número a mí me asusta, dado que en los próximos años, la mayor parte de los empleos van a ser en disciplinas STEM.

Conicit: Doctora ¿usted puede observar en la práctica por ejemplo en un aula de química, puede ser la proporción 70:30?

En química ya no se observa esa diferencia. Actualmente se puede decir que el número de mujeres y hombres en el aula es muy similar. Sin embargo, en matemáticas y en física estamos muy mal, ni siquiera tenemos el famoso 70:30 (En este caso 7 hombres por cada 3 mujeres). Por otro lado, la Ingeniería mecánica, eléctrica y computación, son las tres carreras de ingeniería donde la representación femenina es muy baja.

Si revisamos las relaciones en la constitución de los cuerpos docentes sin embargo, la representación femenina está lejos de la paridad en todas las Ciencias Básicas con la excepción de Geología. Dicha Escuela tiene una Asamblea que casi se acerca a la paridad. La misma situación se tiene en las ingenierías.

Además, otra situación que es muy común es que en nuestras áreas son muy pocas las mujeres que están en "puestos de poder". ¡Eso también es un problema!

Conicit: ¿Específicamente de que trata el proyecto W-STEM?

Este es un proyecto que busca mayor participación femenina en las áreas STEM. Este cuenta con el apoyo de la Unión Europea y en él estamos participando 15 universidades latinoamericanas y europeas, de nuestro país participamos el Instituto Tecnológico de Costa Rica y la Universidad de Costa Rica. Nosotros tenemos el proyecto inscrito en la Vicerrectoría de Acción Social y en él participamos profesionales del área. Esto lo hace muy interesante, por la misma vivencia y experiencia que tenemos.

Por otro lado, la población consiste en casi igual cantidad de hombres que de mujeres, y sin embargo, esa relación no se presenta en todas las disciplinas !Necesitamos que cambie! Los problemas que enfrenta el mundo requieren de la participación de todas las personas, no sólo de una fracción de la población. Hasta este momento, el talento de la mujer, su potencial está invisibilizado y se requiere para enfrentar los retos relacionados con la salud, el cambio climático, las energías alternativas, por mencionar algunos.

Conicit: ¿cómo está estructurado el Foro?

El foro es de tres días: dos para analizar el estado situación, y uno para determinar por qué no hemos avanzado tanto y entonces ver qué debemos hacer para disminuir la brecha. Se trata de un llamado a la reflexión, que guíe a cada persona a un compromiso: el compromiso de hacer lo que está a su alcance en el día a día. Si cada persona se comprometiera, el cambio se lograría.

Conicit: Para el análisis y la toma de decisiones, ¿cuáles son las principales fuentes?

En el caso de Costa Rica, mucha de la información del estado de la cuestión se puede obtener de los informes del Estado de la Nación. Si ya queremos conocer las razones, hay investigaciones que se han realizado en el país, pero no son muchas. Durante el foro tendremos personas invitadas que nos informarán sobre los últimos estudios que han hecho a nivel latinoamericano y también sobre los hallazgos en Costa Rica. También conoceremos las iniciativas que otros países realizan para aumentar la participación de la mujer en STEM.

Participarán profesionales claves del Ministerio de Ciencia, Tecnología y Telecomunicaciones, INAMU, CONICIT, Academia Nacional de Ciencias, CONARE, de industrias como INTEL y Microsoft. De hecho, la Ministra del MICITT, la Presidenta del CONICIT, la Directora del INAMU, la gerente de INTEL, la gerente de Microsoft, el Presidente de CONARE están confirmados y su presencia es clave para tomar las decisiones e impulsar las acciones correspondientes para cambiar la situación. Sin embargo, insisto que la participación de la ciudadanía es esencial, el cambio se logra entre todos y todas.