Con Propyme:

"Torti Maker": una idea con gran mercado, hecha realidad.

Empresarios apuntan hacia comercialización en mercado mexicano.

Silvia Arias
Periodista
sarias@conicit.go.cr

Un día don Francisco llegó a su casa y su esposa le había cocinado mole para comer, las tortillas, son un complemento casi que indispensable para comerse el mole, pero ese día no había tortillas. Su esposa le pidió que por favor las fuera a comprar y le sugirió crear una máquina para hacer tortillas en casa así no tendría que salir a comprarlas. Con esta inquietud en su cabeza empezó a pensar ¿cómo crear una máquina para hacer tortillas?, esto ocurrió hace aproximadamente tres años.

Ante la pregunta de cuál fue el secreto para que finalmente se hiciera una máquina pequeña, Castillo contestó que fue un trabajo ingenieril que tenía como objetivo hacer una máquina eficiente. "A esta máquina no le sobra una sola pieza, todas las piezas tienen una función específica, haciendo eficiente cada módulo la máquina se comprime, de hecho el espacio interior de la máquina está completamente lleno".

En lo que se refiere al diseño y proceso de planeación Castillo comentó que "siempre usamos un dicho: 'a alta planeación, baja tarea', si uno planea bien las cosas no se va a equivocar más adelante, siempre, antes de diseñar cualquier parte en la 'vida real', se diseña en la computadora, se prueba que funcione, que ninguna parte se roce ni se quiebre, se le hacen pruebas de esfuerzo y una vez que se prueba que todo funciona, se imprimen (en impresoras 3D) y se ensamblan las partes".

"El mercado está listo para la máquina"

"Un día en México a pocos pasos de donde yo estaba hacía una tortilladora, ese día estaba lloviendo y yo no lo podía creer, ¡había una fila de aproximadamente cien personas formadas bajo el agua para comprar tortillas! Luego de ver esto me reuní con funcionarios de Procomer para que me ayudaran a hacer un estudio de mercado ya que parecía existir un buen negocio detrás de la máquina" comentó el gerente.

Don Francisco Leyva recuerda con satisfacción que al inicio él quería desarrollar el proyecto solamente por la simple satisfacción de "hacer algo bien hecho" y agrega: "una empresa autobusera nos contrató para mejorar sus sistemas de conteo, le propusimos hacer algo completamente diferente a lo que tenían, un aparato con tecnología digital, con GPS, aplicando todos los conocimientos a nivel de desarrollo tecnológico que tenemos, hicimos un contador tan bueno, que cuando nos dimos cuenta teníamos copado el 90% del mercado nacional". Hasta la fecha, luego de 18 años los contadores siguen trabajando.