Consejo Nacional para Investigaciones Científicas y Tecnológicas

Boletín N˚ 77 - Diciembre 2008

 

 

Guía de Serpientes de Costa Rica

 

 Carlos Rivera

 Fotógrafo-Conservacionista

crivera@clubunion.com 

 

 

En este mes de diciembre, se conmemoran 60 años de la promulgación de la Declaración Universal de Derechos Humanos, por las Naciones Unidas, a la cual se suscribieron todos los países miembros. Esta declaración incluye en sus artículos dos y siete, el principio de No discriminación, válido también para la Biodiversidad. No podemos discriminar una especie animal, por su forma, color o tamaño. En nuestro país, grupos de animales como son: murciélagos, arañas y cabe destacar, serpientes, han sido estigmatizados.

 F1000001

Terciopelo en estado juvenil

 

René Descartes definió al hombre como Homo symbolicum, por nuestra capacidad de crear símbolos, definiendo como tal, una realidad que conocida, remite a otra. Pocos animales a lo largo de la historia han generado tanto significado simbólico como las serpientes. Desde el Génesis y su epifanía maligna, como símbolo de traición a Dios, hasta el  Eterno Retorno de Nietzsche "Todo termina, pero todo vuelve a comenzar". La primera representa un problema religioso y la segunda, uno metafísico.

adulta

Terciopelo en estado adulto

En la exuberante biodiversidad de Costa Rica, este grupo de reptiles está representado por 137 especies, de las cuales 22 son venenosas. De estas 22 venenosas, no todas son peligrosas, pues existen serpientes cuyos venenos aunque altamente tóxicos, por su tipo de dentición, pequeño tamaño y timidez, no representan un problema médico. Ejemplo de ello: nuestra serpiente marina  y las corales, que en nuestro país son 5 especies.

 

 

Para considerar una serpiente venenosa como peligrosa, se toman en cuenta varios factores como son:

 1) tipo de dentición.

 2) tipo de veneno.

 3) agresividad.

 4) tamaño de la especie.

 5) amplia distribución geográfica.

 6) hábitos.

 7) forma de reproducción.

 8) proliferación.

 

La terciopelo es la víbora que cumple cabalmente con todas las características enumeradas y es la responsable de la mayoría de los accidentes en nuestro país y en Centroamérica.

 

Debido a la falta de información, peligrosidad de algunas especies,  mimicrinia de culebras no venenosas con serpientes que sí lo son y sobre todo, a la capacidad que tienen las serpientes de generar símbolos, la cual ha creado una imagen negativa, maximizado su peligrosidad. Esto da pie a una exterminación casi masiva de este importante grupo de reptiles, no importando si son venenosos o no y sin pensar, en el enorme servicio que prestan como controladores de plagas en la agricultura.

 

Por las razones antes mencionadas y por la importancia a nivel cultural y médico, nos complace en presentar, como un humilde aporte, el libro:

 "Guía de Serpientes de Costa Rica", donde sé ha prescindido deliberadamente de aspectos taxonómicos, pero se presentan con suficiente precisión temas como la historia de la lucha antiofídica, la cual podemos dividir en tres etapas 1)- 1920-1944 donde se destaca el Dr. Clodomiro Picado y se logra establecer un depósito de suero antiofídico brasileño. 2)-1959-1983, el Dr. Jesús María Jiménez-Porras reinició las investigaciones sobre las serpientes venenosas de Costa Rica y sus venenos, interrumpidas por 15 años, con la muerte del Dr. Clodomiro Picado, ocurrida en 1944. 3)- 1970 fundación del Instituto Clodomiro Picado, a raíz de las etapas anteriores.

 

Además en este libro se presentan temas como: su fisiología, tipos de dentición, distribución geográfica, identificación de víboras y corales y un amplio apartado de fotografías a todo color que muestran de forma gráfica aspectos importantes como el dimorfismo sexual. Ejemplo: los neonatos de terciopelo machos, presentan en la cola un color amarillo intenso, dando pie a nuestros campesinos a pensar que es una especie diferente, este rasgo desaparece  a medida que va creciendo la serpiente.

 

Además de las serpientes venenosas y no venenosas, existe un grupo intermedio denominadas opistoglifas, que son semi-venenosas. Se destacan en este grupo varias especies de falsas corales y falsas terciopelos, que en nuestro país no representan un problema medico, pero en países como África y Angola, existe la culebra  boomslang(opistoglifa) recordada por haber causado la trágica muerte del Dr. K. P. Schmidt, en 1957.

 

En nuestro país se encuentran serpientes en todo el territorio, inclusive en el valle Central, en sitios tan urbanos como Tres Ríos, Goicoechea y Santo Domingo de Heredia. Por lo tanto, un encuentro con una serpiente, puede suceder en cualquier momento y  lugar. Saber identificar si es venenosa o no, a una distancia prudencial, es fundamental, tanto para la persona, como para la serpiente, ya que en la mayoría de los casos, la especie es inofensiva.

 

Nuestro trabajo está enfocado en lograr que el lector identifique a una especie como venenosa o no, no con fines taxonómicos sino prácticos, como una forma de evitar el maltrato y discriminación a estos extraordinarios animales, contribuyendo en lograr una verdadera "Paz con la Naturaleza".

 

Este material se encontrará disponible a partir de este mes de diciembre, en la Librería Francesa, Curridabat, 25 metros sur del Indoor Club y en los teléfonos 2253-4242 y 2283-4242.